Monvínic: ingredientes locales, vinos de todo el mundo


Es uno de mis lugares favoritos y primera opción cuando vienen amigos a visitarme a Barcelona. Me refiero a Monvínic. Me encanta su modernísimo interiorismo, sus acertados consejos sobre vinos y su cocina, sofisticada pero natural, siempre con ingredientes locales y de alta calidad y que hayan logrado todo ello manteniendo una atmósfera relajada.

Es uno de mis lugares favoritos y primera opción cuando vienen amigos a visitarme a Barcelona. Me refiero a Monvinic, el espacio de Sergi Ferrer-Salat. Me encanta su modernísimo interiorismo, sus acertados consejos sobre vinos y su cocina, sofisticada pero natural, siempre con ingredientes locales y de alta calidad y que hayan logrado todo ello manteniendo una atmósfera relajada.

Aunque Monvínic es mucho más que eso, es un completo centro consagrado a la cultura enológica, con catas, conferencias y centro de documentación y, más recientemente, surtida bodega. Su alta calidad valió formar parte de la lista de los mejores wine bars del Wall Street Journal.

Lo cierto es que es el mejor sitio en la ciudad para los amantes del vino. También para aquellos que, como yo, están aprendiendo y quieren acceder a vinos de alta calidad en copas, antes que comprometerse a dar cuenta de una botella completa… Es más, durante una comida puedes adaptar cada vino al plato que te sirven, sin miedo, puesto que puedes pedir incluso medio vaso. Así, durante una cena puedes llegar a probar varias recomendaciones distintas, todas acertadas, y con precios realmente asequibles (puedes probar un vino por un euro la media copa). ¡Perfecto para los novatos que todavía no tenemos claros nuestros gustos! Sus sumilleres, expertos chicos y chicas, tan jóvenes como amables, siempre ayudan a navegar entre sus más de 4000 referencias y a encontrar el vino exacto que se ajusta a tus gustos y a la deliciosa comida que te servirán.

En la cocina, encontramos al equipo de Sergi de Meià, ganador del premio al mejor cocinero joven de la Academia Catalana de Gastronomia. Su propuesta revisa y moderniza las raíces de la gastronomía catalana, siempre respetando y complementado el vino, con productos de la tierra y proveedores cercanos…

Aunque Monvinic es mucho más que eso, es un completo centro consagrado a la cultura enológica, con catas, conferencias y centro de documentación y, más recientemente, surtida bodega. Su alta calidad valió formar parte de la lista de los mejores winebars del Wall Street Journal.

Lo cierto es que es el mejor sitio en la ciudad para los amantes del vino. También para aquellos que, como yo, están aprendiendo y quieren acceder a vinos de alta calidad en copas, antes que comprometerse a dar cuenta de una botella completa… ¡Perfecto para los novatos que todavía no tenemos claros nuestros gustos! Sus sumilleres, expertos chicos y chicas, tan jóvenes como amables, siempre ayudan a navegar entre sus más de 4000 referencias y a encontrar el vino exacto que se ajusta a tus gustos y a la deliciosa comida que te servirán.

En la cocina, encontramos al equipo de Sergi de Meiá, ganador del premio al mejor cocinero joven de la Academia Catalana de Gastronomia. Su propuesta revisa y moderniza las raíces de la gastronomía catalana, siempre respetando y complementado el vino, con productos de la tierra y proveedores cercanos…

Deja un comentario